ESTRATEGIAS OPOSITORAS 2008 EN VENEZUELA

Se presentan dos grandes líneas maestras estratégicas en el seno de la oposición: La primera de ellas es la de no realizar ninguna táctica que involucre a Hugo Chávez electoralmente.

Quienes postulan esta tesis indican que ya Chávez fue derrotado políticamente y no tendrá ninguna ocasión de participar en sufragios. En el 2008 habrá elecciones de gobernadores y alcaldes, en el 2010, elecciones legislativas en donde surgirá una nueva Asamblea Nacional y en el 2012 elecciones presidenciales, sin la concurrencia de Chávez porque no se aprobó la reelección. Esta estrategia parte de la base de que en las elecciones de gobernadores, sí se repitieran los resultados de la reforma con algunos votos más, la oposición podría ganar las gobernaciones y alcaldías más importantes, incluyendo a Caracas, Distrito Federal, Miranda, Carabobo, Zulia, Aragua, Lara, Táchira, Mérida, Sucre, Guárico entre otros. Así veríamos a líderes estudiantiles como Goicochea y Stalin, de Alcaldes, a Maria Isabel como gobernadora y a la mayoría de los dirigentes de un Nuevo Tiempo y Primero Justicia en posiciones de comando regionales. Luego en las elecciones parlamentarias se tomaría el control de la mayoría en la Asamblea Nacional, lo cual a su vez involucraría renovar al poder Judicial, empezando por el Tribunal Supremo de Justicia, y la Fiscalía, Contraloría y Defensoría del Pueblo.
En relación a la campaña presidencial, esta estrategia considera que dado el desgaste del oficialismo y las derrotas que preceden, el candidato del gobierno, sea Diosdado, Jorge Rodríguez, Acosta Carlez, Jesse Chacón, Nicolás Maduro, William Lara, Cilia Flores u otro, no podría detener la ola de apoyo que tendría el candidato opositor, sea Manuel Rosales, Leopoldo Lopez, Raúl Isaías Baduel, Julio Borges, Capriles Radonsky, entre otros dirigentes.
Esta estrategia significa reconocer que Chávez será el presidente de la República hasta el 2013, que entregará el poder, paso a paso, y permitirá que su revolución se revierta, así como suponer que el oficialismo no podrá imponer la reelección a través de un mecanismo alterno a la reforma derrotada. Esta expectativa aunque parezca cómoda no lo es. Comporta cinco años de movilizaciones, de organización, de luchas cotidianas y de enfrentamientos cívicos cada vez que el oficialismo intente salirse de la Constitución con algún artificio o emboscada legal.
La segunda gran estrategia que se perfila es la de enfrentar directamente a Chávez y obligarlo a ir de frente en el combate político. Se trata de llamar a Constituyente. La encabeza Raúl Isaías Baduel y no dudamos que distintos factores se sumarán a este proyecto. Un sinnúmero de venezolanos consideran que esperar cinco años es imposible sustentarlo, que el desastre económico, social, político, psicológico y militar sería irreparable. Además de que Venezuela podría ser arrastrada en este tiempo a situaciones graves como serían un conflicto armado interno o externo.
El primer paso de esta estrategia es recoger las firmas que soliciten la constituyente, lo cual conlleva convencer a millones de ciudadanos para que firmen en circunstancias embarazosas, porque más de uno recordará las “listas tascón” y sus consecuencias. Otra dificultad que presenta esta iniciativa es que una buena parte de la oposición política partidista piensa que sería darle una nueva opción al presidente. En efecto, sí Chávez -de una forma o de otra- ganara la mayoría de esta constituyente, entonces impondría “legalmente” su Carta Magna socialista.
Quienes defienden este camino de lucha razonan argumentando que sí el oficialismo pensara que puede ganar esta alternativa, ya habría aceptado la propuesta de Baduel en lugar de negarla. Pareciera que el chavismo no quiere correr el riesgo de que la oposición tomara el control a mediados o finales del 2008 de una constituyente que entre otras cosas puede: Suspender a la Asamblea Nacional actual y transformarse en Poder Legislativo, además de constituyente. Controlar el presupuesto nacional. Nombrar nuevo Fiscal, Contralor, Defensor del Pueblo. Redactar la próxima Constitución Nacional y llamar a nuevas elecciones presidenciales y generales a más tardar en el 2009.
Una cosa es cierta si quienes propugnan esta opción logran las firmas, creemos será imparable el tsunami que se viene sobre Venezuela.La oposición debe considerar válidas ambas propuestas… Una no excluye a la otra.
Vladimir Gessen

(Si desea expresar su opinión o que le enviemos nuestros artículos e informaciones a su email, por favor escríbanos a vladimirgessen@gmail.com)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: